null No trabajo, ¿puedo contratar un plan de pensiones?

Uno de los temas más recurrentes a la hora de hablar de las pensiones es la existencia de una gran masa de población que, por diferentes circunstancias, no recibe una pensión contributiva fruto de no haber desempeñado un empleo a lo largo de su vida. Una circunstancia que afecta especialmente a aquellas mujeres que no se incorporaron al mercado laboral durante la primera mitad del S.XX o lo hacían en actividades como el sector de la limpieza y asistencia de hogar.

Independientemente de que hoy día la tasa de empleabilidad entre hombres y mujeres se encuentra más compensada, por diferentes motivos, es cada vez más habitual contratar un plan de pensiones.

Mientras que con una pensión pública recibiremos, en el momento de la jubilación, una cantidad que se calcula en función de los años cotizados y de la cantidad aportada al sistema público, los planes de pensiones funcionan con aportaciones que el partícipe puede hacer voluntariamente a lo largo del año. Según sea lo aportado a través de los años de vida del plan, así será la pensión privada que recibas en el futuro.

Pero ¿es posible hacerse un plan de pensiones sin trabajar?

La respuesta a esta pregunta es sí. Actualmente la legislación española no exige al contratante del plan de pensiones que esté realizando una actividad retribuida.

 

Las ventajas fiscales

Uno de los mayores atractivos para contratar un plan de pensiones, además de tener asegurado un complemento a la pensión pública, son las ventajas fiscales que supone durante los años en que se está aportando al mismo.

¿Qué ocurre entonces cuando un contratante no está trabajando? En este caso el o la cónyuge puede asumir estas ventajas fiscales, que se añaden a las que disfruta por sí mismo. El límite deducible de las aportaciones del cónyuge que no trabaja se sitúa en los 2.500€, teniendo en cuenta que el límite total de aportaciones anual a planes de pensiones es de 8.000€/año.

 

Las ventajas a largo plazo

Como comentábamos al inicio del post, existe un segmento de población que actualmente no trabaja o cuyo empleo no se encuentra dentro del sistema de contribución a la Seguridad Social, especialmente importante en el caso de las mujeres.

A pesar de la existencia de las pensiones no contributivas, es cada vez más habitual que se opte por una alternativa privada que eleve estas pensiones públicas (cuya media suele rondar los 700€) hasta una cantidad que permita una vida digna llegado el momento.

 

Las ventajas de acceso

A la hora de acceder a una pensión no contributiva, deben cumplirse una serie de requisitos a ojos de la Seguridad Social. Este primer paso es a su vez fundamental para poder rescatar un plan de pensiones.

¿Qué sucede en caso de no cumplir esos requisitos por parte de la Seguridad Social? Si el titular del plan no ejerce una actividad laboral, se toma como referencia la edad de 65 años. Sólo entonces el titular podrá acceder a todos los derechos de rescate u optar por mantener el plan para que su cónyuge pueda seguir realizando aportaciones.

No obstante, cabe señalar que, no siendo posible ser a la vez partícipe y beneficiario, no podrán rescatarse por contingencia de jubilación las aportaciones realizadas una vez se haya procedido al cobro del plan. De este modo, además de los supuestos extraordinarios que permiten acceder a estos ahorros (paro de larga duración, enfermedad grave o dependencia), aquellas aportaciones realizadas a partir de 2015 podrán rescatarse al alcanzar los diez años de antigüedad.

 

 

Últimos comentarios

Mirtha

15-jul-2019

Muy bien aclarado


Grupo PSN

24-jul-2019

¡Gracias por tu comentario!


Escribe un comentario

Tu comentario será revisado por nuestros editores antes de ser publicado. Tu email nunca será publicado.

Este campo es obligatorio.
M-
Mirtha - Hace 1 mes - Editado
Muy bien aclarado
GP
Grupo PSN hace 24 días en respuesta a Mirtha - . - Editado
¡Gracias por tu comentario!