null Valle de Arán, paraíso natural

Valle de Arán, paraíso natural

Emplazado en el centro de los Pirineos, el Valle de Arán, que pertenece administrativamente a la provincia de Lérida, es mucho más que su emblemática estación de esquí Baqueira Beret: un maravilloso entorno natural con cimas de más de 3.000 metros y más de 200 lagos, sin olvidarnos del Parque Nacional Aigüestortes i Estany de Sant Maurici; posibilidades ilimitadas de ocio, deportes de montaña y de actividades al aire libre, un rico patrimonio histórico, lingüístico, artístico y cultural.

Además, en 2015 ha sido uno de los 15 finalistas de los National Geographic World Legacy Awards y cuenta con el certificado Biosphere que lo acredita como destino turístico ejemplar y pone en valor el medio ambiente como uno de los patrimonios del territorio, así como su cultura local.

También destaca el gran patrimonio de iglesias románicas y góticas, al igual que los pueblos construidos para resistir el frío y la nieve: piedra, pizarra y madera. Icónicos reductos que han sabido guardar la esencia del pueblo aranés. Tradiciones, fiestas y su propia lengua forman parte del patrimonio cultural de esta pequeña comunidad del Pirineo.

Tres razones para visitarlo

Naturaleza y deportes al aire libre. Uno de los atractivos clave es esquiar en la popular estación de Baqueira Beret, que celebra este año, con sus 146 km de itinerarios, su 50 aniversario. Además, el Valle de Arán cuenta con más 300 km de rutas de senderismo en las que disfrutar de sus entornos montañosos de belleza inigualable. Durante el invierno se pueden recorrer ciertas rutas, ya sea a pie o en trineos tirados por perros, a caballo o en motos de nieve. Ríos y cascadas permiten la práctica de otros deportes al aire libre como puede ser rafting, descenso de barrancos,  escalada… Cabe destacar el Parque de Aventura Naturaran, donde toda la familia podrá disfrutar de sus instalaciones de actividades en los árboles.

Fauna y Flora. Goza de una gran biodiversidad: oso pardo, urogallo, ciervo, rebeco, marmotas… Existen puntos estratégicos donde acuden los amantes de la naturaleza para fotografiar estas especies. Además, cuenta con el parque de fauna Aran Park en la localidad de Bossòst, donde observar a los animales viviendo en semi-libertad en el que realmente es su hábitat natural.

Patrimonio artístico, cultural y gastronómico. Numerosas iglesias románicas y góticas en localidades como Vielha, Bossòst o Salardú, destacan de su ruta románica y forman parte del patrimonio artístico del Valle de Arán. La oferta cultural no acaba ahí, ya que podremos aprender del estilo de vida centenario de esta región a través de sus numerosos museos (Museo dera Val D’Aran en Vielha, el PyrenMuseu en Salardú, o el Museo de la Nieve en Unha). También merece la pena probar su gastronomía, donde abundan ingredientes de la huerta, caza y pesca.

Tradición arraigada

En diferentes épocas del año se disfruta también de las tradiciones y danzas araneses en sus propias fiestas tradicionales, como las de San Juan con la fiesta del fuego del Haro en Les y Arties, así como las ferias ganaderas celebradas con el inicio del otoño. Por último, pero no menos importante, cabe recordar el patrimonio lingüístico: en la cultura aranesa se habla su propia lengua, el aranés, una lengua viva perteneciente al grupo lingüístico occitano.

¡Este maravilloso entorno está esperando tu visita! En el Club PSN encontrarás excelentes ofertas para tu alojamiento.

Escribe un comentario

Tu comentario será revisado por nuestros editores antes de ser publicado. Tu email nunca será publicado.

Este campo es obligatorio.