null ¿Quiénes no están obligados a presentar la declaración de la renta?

¿Quiénes no están obligados a presentar la declaración de la renta?

Para cumplir con nuestras obligaciones fiscales, lo primero que tenemos que saber es cuáles con esas obligaciones. En lo que respecta  a la Declaración de la Renta, afecta a todas las personas físicas con residencia habitual en España que no entran dentro de determinados supuestos.

 

 

 

Están exentas del IRPF y por tanto, no están obligadas a presentar Declaración de la Renta, las personas que se encuentran en los siguientes casos.

 

 

 

 

Rendimientos del trabajo

 

 

 

Por un lado, la regla general es que aquellas personas que no ganen más de 22.000 euros anuales están exentas, siempre que hayan tenido un solo pagador.

 

 

 

Si hablamos de una renta del trabajo inferior a esa cantidad, pero más de un pagador, entonces ha de darse una de estas dos condiciones:

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Que la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores, no superen en total la cantidad de 1.500 euros anuales.
  • Que sus únicos rendimientos del trabajo consistan en las prestaciones pasivas a que se refiere el artículo 2.a) de la Ley del Impuesto.

 

Además, están exentas las personas que no superen el límite de 12.000€ anuales cuando se cumpla alguno de los siguientes supuestos:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Cuando se perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas.
  • Cuando el pagador de los rendimientos del trabajo no esté obligado a retener.
  • Cuando los rendimientos del trabajo vengan de más de un pagador y la suma de las cantidades percibidas del segundo y siguientes superen la cantidad de 1.500 euros anuales.
  • Cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.

 

 

Ganancias por rendimiento del capital inmobiliario

 

 

 

Está exenta la persona que ha ganado menos de 1.600 euros en rendimientos de capital inmobiliario y en ganancias patrimoniales.

 

 

 

También hay excepción en el caso de haber ganado menos de 1.000 euros con ganancias patrimoniales en el ejercicio del año anterior en:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Rendimientos íntegros del trabajo
  • Rendimientos del capital (mobiliario o inmobiliario)
  • Actividades económicas
  • Ganancias patrimoniales (sometidas o no a retención)

 

Todas hasta un importe máximo conjunto de 1.000 euros anuales. Y pérdidas patrimoniales de cuantía inferior a 500 euros, en tributación individual o conjunta.

 

 

 

Es bueno saber que la mejor forma de tomar una decisión sobre si presentar o no el IRPF es hacer una pre-declaración, solicitar previamente el borrador de la renta, que no es vinculante, y comprobar si sale a pagar o a devolver.

 

 

 

Esperamos haberte ayudado en estos meses de preparación de la declaración. No dejes de consultar nuestro post sobre las principales deducciones estatales a las que puedes acceder y a las novedades en la campaña de este año.

 

 

 

 

Escribe un comentario

Tu comentario será revisado por nuestros editores antes de ser publicado. Tu email nunca será publicado.

Este campo es obligatorio.