null España 2050: El reto de mantener el estado de bienestar en una sociedad cada vez más longeva

Uno de los desafíos que se incluye en el Plan España 2050, presentado recientemente por el gobierno, es preparar nuestro estado de bienestar para una sociedad más longeva. Y es que el aumento de la esperanza de vida va ligado al del gasto en pensiones. Por eso, el informe subraya la necesidad “de asegurar la suficiencia y sostenibilidad de las pensiones públicas, garantizando la equidad entre generaciones; reforzar y reformar nuestro Sistema Nacional de Salud; y mejorar nuestra red pública de cuidados de larga duración”. 

El estudio lleva a cabo una radiografía de la evolución de las pensiones públicas, destacando que “durante varias décadas, la diferencia entre los ingresos por cotizaciones sociales y el gasto por pensiones contributivas fue positiva”. Esto logró dotar un fondo de reserva para hacer frente a posibles eventualidades. Eso sí; a partir de 2008, se produjeron una serie de factores que “hicieron que el gasto público por este concepto pasase de suponer el 7,6% del PIB al 10,8% en 2019”, como el envejecimiento demográfico, el retiro laboral anticipado ocasionado por la crisis y el incremento progresivo de ratio entre la pensión y el salario medios. Además, también se han reducido las cotizaciones sociales debido a las crisis de 2008 y 2011, lo que supuso un deterioro de la posición del sistema de Seguridad Social. 

El Plan España 2020 deja claro que “el nivel actual de gasto en pensiones no supone, per se, una carga desproporcionada para el sistema, aunque el aumento previsto para las tres próximas décadas, una vez que los babyboomers alcancen la edad de la jubilación, sí constituye un desafío importante”. Por ello se plantean 3 cuestiones que pueden ayudar a mejorar la sostenibilidad del sistema: 

  • Edad de jubilación: El informe destaca que la mayoría de los análisis coinciden en “la necesidad de reducir las jubilaciones anticipadas así como aumentar la tasa de participación laboral de la población en edad avanzada con el fin de acercar la edad efectiva de jubilación a edad legal”. Eso sí; parece que no existe consenso respecto si habrá que seguir o no retrasando la edad legal de jubilación más allá de los 67 años que se han pactado para 2027.
     

  • Evolución de la tasa de sustitución: Se refiere “como el porcentaje que supone la pensión sobre los ingresos recibidos antes de la jubilación”. El Plan España 2050 subraya que también existe debate respecto a este tema. Por una parte, están aquellos que alegan que España tiene una de las tasas de sustitución más altas de la UE y argumentan que las personas jubiladas reciben, de media, más de lo que aportaron. Por otro lado, están aquellos que hacen hincapié en que el riesgo de pobreza o exclusión social de los mayores de 65 años en España es superior al de otros países europeos y en el gran apoyo económico que la población jubilada española presta a sus familias, muy notables en periodos de crisis y elevado desempleo. Sea como sea, lo importante es, según reza el informe, en lograr que “la tasa de sustitución responda adecuadamente a la necesaria relación que debe existir entre la suficiencia y sostenibilidad de las pensiones públicas, y la equidad intergeneracional que debe perseguir el sistema”.
     

  • Financiación: El Plan España 2050 refleja como prácticamente todas las pensiones de jubilación son financiadas por el sistema público. En otros países como Canadá o Reino Unido apuestan por complementan la pensión pública con pensiones privadas.

De esta forma, cada vez adquiere más importancia el ahorro de cara a la jubilación con el fin de anticiparse y garantizar los ingresos de futuro aprovechando todas las herramientas que tenemos a nuestra disposición.

Escribe un comentario

Tu comentario será revisado por nuestros editores antes de ser publicado. Tu email nunca será publicado.

Este campo es obligatorio.