null Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato a la Vejez

Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato a la Vejez

El maltrato a los ancianos pasa inadvertido en muchas ocasiones y sin la visibilidad que merece. Es tratado como un tema tabú o simplemente se considera un asunto privado o familiar. Afortunadamente, la sociedad es cada vez más consciente de estos problemas sufridos por nuestros mayores, y es por eso que el 15 de junio se celebra el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, que fue designado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en un intento por concienciar de este problema. De esta forma, se expresa la firme oposición a los abusos infligidos que sufren algunas de estas personas.

 

 

 

Además, las estadísticas nos confirman que en los próximos años aumentarán el número de ancianos en todos los países de manera considerable. Concretamente, está previsto que en 2050 alcancen los 2000 millones. Con una población más envejecida, se estima que también se incremente la cifra de casos de abusos y maltratos. Radica aquí la importancia de visibilizar y concienciar sobre el maltrato, saber identificarlo y conocer qué medidas podemos tomar al respecto.

 

 

¿Cuáles son los maltratos y abusos a la vejez más frecuentes?

 

Durante el año 2017, la Organización Mundial de la Salud lanzó el Informe Mundial sobre el Envejecimiento y la Salud. El estudio, realizado en 52 países de todo el mundo, revela que entre el 4 y el 6% de los ancianos han sufrido algún tipo de maltrato y/o abuso. Además, clasifica los más frecuentes de la siguiente manera:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Psicológicos: supone cerca del 12% de los casos.
  • Violencia económica: agrupa robos, falsificaciones, negación del acceso a fondos o apropiación de bienes, entre otros. Se ve afectado por ello el 6% de la población anciana.
  • Abandono: se trata de un problema cada vez más frecuente (4.2%) y que también engloba el abandono en residencias.
  • Abuso físico (2%): igualmente puede ocurrir tanto en casa como en residencias.
  • Abuso sexual: es el menos frecuente, no llega al 1% de los casos.

 

Más allá, existen otros tipos de maltrato como el farmacológico, la negligencia, la vulneración o violación de los derechos, la autoneglicencia y autoabandono, el maltrato social y el maltrato institucional, etc.

 

 

¿Cómo identificar el maltrato?

 

Algunos casos no son denunciados por los propios maltratados debido a diferentes motivos como el deterioro cognitivo, la vergüenza por denunciar a un familiar o el miedo a represalias. Por ello, una ayuda externa, ya sea de un familiar, profesional o simplemente conocido, será fundamental para detectar este tipo de situaciones.

 

 

 

Existen cuestionarios  adaptados para las víctimas que permiten detectar este maltrato así como una serie de conductas que delatan la situación: temor, conducta diferente si está o no el maltratador presente, justificación de las acciones, etc.

 

 

 

Una vez identificada la situación de maltrato, debemos solicitar una valoración al Centro de Salud de Atención Primaria, informando de los cambios detectados que hacen sospechar de daños, maltrato o abusos.

 

 

 

La empatía, la sensibilidad y la predisposición por ayudar serán muestras fundamentales para ganarnos la confianza del anciano y poder actuar frente a estos abusos.

Escribe un comentario

Tu comentario será revisado por nuestros editores antes de ser publicado. Tu email nunca será publicado.

Este campo es obligatorio.